Leche UHT

El Castillo es una marca apreciada por sus valores tradicionales y nutricionales, por su naturalidad y confianza, aspectos que el consumidor percibe gracias a su excelente sabor. Se somete a un proceso térmico llamado UPERIZACIÓN que utiliza temperaturas muy altas (150º) durante un tiempo muy corto (4 segundos) asegurando así la eliminación de todos los microorganismos, pero conservando intacta toda su pureza. El envasado aséptico de la leche uperizada garantiza la larga conservación del producto (3 meses), aunque se mantenga a temperatura ambiente.

LECHE ESTERILIZADA

La leche en botella se somete a un proceso de esteriliación que le confiere un sabor especial y muy identificado por los consumidores. Además, este proceso de esterilización permite ofrecer mayor caducidad que el UHT. La botella de 1,5 litros es el envase más usado, después del brik, en el mercado lácteo general.

NATAS

Las natas para El Castillo se obtienen a partir de la más pura y fresca leche de vaca, considerando todo su delicioso sabor.