Si algo no ha cambiado de estos más de 90 años de historia es nuestro respeto por todo lo bueno y lo natural que nos ofrece nuestra tierra: la mejor leche

Una tradición que hemos sabido adaptar a los nuevos tiempos, pero sobre todo a las necesidades y gustos de nuestros consumidores, cada vez más exigentes.

Un esfuerzo que no solo se nota en el inconfundible sabor de nuestros productos. También ha contribuido al desarrollo económico de la región, y especialmente al de los productores de leche del Pla d'Urgell.

Por algo hoy podemos presumir de ser una de las marcas más arraigadas de Cataluña. Y nos comprometemos a seguir trabajando, innovando y produciendo la mejor leche para que el mejor sabor de nuestra tierra nunca falte en tu mesa